Aprende a reforzar la seguridad de tu puerta principal

Aprende a reforzar la seguridad de tu puerta principal

¿Cómo entran en las casas la mayoría de los ladrones? La respuesta puede sorprenderte. La mayoría de ellos simplemente caminan hasta tu puerta y se abren paso a través de ella.

Puede ser difícil de creer, pero las estadísticas lo respaldan. 60% de los robos en departamentos y casas se producen a través de la puerta principal.

Asegurar tu hogar con un sistema de alarma monitoreada es un buen punto para comenzar. Pero un enfoque por capas ofrece aún más protección que confiar solamente en una alarma antirrobo para llamar a la policía.

El mejor lugar para comenzar a asegurar tu perímetro es concentrarte en tu primera línea de defensa: las puertas exteriores.

¿Es tu puerta lo suficientemente fuerte?

Un problema que vemos en muchas casas es que las personas utilizan una puerta de interior en un punto de entrada exterior.

Una puerta interior es la que probablemente usarías para tu dormitorio o baño. Estas puertas huecas están fabricadas de una chapa fina y están diseñadas para dar privacidad, no para brindar seguridad.

Puedes poner las mejores cerraduras del mundo en una puerta como esta, pero no te servirá de nada. Un niño de 12 años puede atravesarla dando patadas en los puntos débiles de la puerta.

Reemplaza cualquier puerta exterior de este tipo por puertas con estructura metálica (acorazadas) o de madera maciza. Estas serán mucho más resistentes a los ataques de los ladrones.

Muchas puertas pueden reforzarse en lugar de sustituirse. En muchos casos se le puede añadir una placa de impacto en la zona de la perilla y la cerradura. Esto ayuda a evitar que la puerta se rompa en esta área cuando es atacada.

La recomendación de los profesionales es que solo use el refuerzo cuando no sea posible cambiar inmediatamente la puerta por una puerta maciza o acorazada.

Las cerraduras correctas para tu puerta

Las cerraduras correctas para tu puerta

Por sorprendente que pueda parecer, muchos robos ocurren en casas que se dejaron sin cerrar. El ladrón no tuvo que forzar la entrada en absoluto, sólo girar el pomo de la puerta.

Parece obvio que lo primero que hay que hacer utilizar las cerraduras que tiene actualmente. Cualquier cerradura es mejor que ninguna.

Pero algunos tipos de cerraduras no son mucho mejores que dejar la puerta abierta de par en par. Necesita el tipo de cerradura adecuado en su puerta si desea alguna protección.

Evita totalmente el uso de perillas y palancas en el exterior de las puertas principales. La razón es que el mecanismo de cierre está en el pomo, que es vulnerable. Todo lo que un ladrón necesita hacer es serrar el pomo de la puerta, golpearlo con un martillo o retorcerlo con un par de alicates.

Cerraduras de seguridad con escudo

Si todo lo que tienes en tu puerta es una cerradura de perilla o manija, puedes agregar una segunda capa de protección con un cerrojo de seguridad colocado por encima de la cerradura principal.

Cuando se extiende completamente el cerrojo, no se puede volver a empujar el pestillo hacia adentro, como se puede hacer con una cerradura de perilla. Busca un cerrojo de seguridad que se extienda un mínimo de 3 cm en su cerradero cuando esté completamente extendido.

Escudos de seguridad

Los escudos de seguridad pueden impedir o dificultar el ataque a los bombines de las cerraduras de nuestras puertas. Los más básicos tienen una forma de cilindro cónico que evita que se usen herramientas para romper el bombín o para atacar la cerradura.

La mayoría de estos escudos pueden girar libremente sin causar ningún daño en la cerradura. Otros escudos, como los acorazados, utilizan sus propias cerraduras y ofrecen un nivel extra de seguridad.

Los escudos magnéticos, por su parte, protegen completamente la bocallave. De esta forma, además de proteger la cerradura, se impide el vandalismo de la misma.

Aprender a usar las cerraduras

Lo más importante de una cerradura es usarla consistentemente. Tener la mejor cerradura del mundo no sirve de nada si no la usas. Probablemente cierres con llave por la noche. ¿Pero cerraste cuando te fuiste de casa esta mañana, o cuando saliste a comprar el pan?

Si lo hiciste, ¡genial! Si no lo hiciste, estás poniendo demasiada fe en el resbalón, esa pequeña pieza que mantiene a tu puerta cerrada.

Las cerraduras deberían estar cerradas cuando estás fuera de casa y también cuando estás en casa. Aunque los ladrones suelen evitar casas ocupadas, siempre existe la posibilidad de que te sorprendan en casa, por ejemplo mientras tomas la siesta.

Aunque parezca sencillo, es muy importante mantener las puertas (y los cerrojos de seguridad) cerradas con llave en todo momento.

Las cerraduras correctas para tu puerta

Si tienes una cadena de seguridad, no cuentes con ella para protegerte. El problema con la cadena de seguridad es que es una vulnerabilidad disfrazada. Si abre la puerta, un intruso puede empujar un poco, y eso basta para romper la cadena.

Si tienes una cadena de seguridad, deshazte de ella e instala una mirilla en su lugar. Ahora podrás mirar antes de abrir la puerta.

Pero hay otras opciones de alta tecnología cuando se trata de mirillas. Existen mirillas digitales que pueden avisarle si hay alguien frente a su puerta, y en algunos casos incluso mantener un registro de los visitantes.

Una mirilla digital consta de una cámara de vídeo en el exterior de la puerta y una pantalla ubicada dentro de tu hogar. La mayoría también incorporan la funcionalidad de un timbre. También existen modelos que pueden ver en total oscuridad.

Alarma para puertas

Una opción económica para aumentar la seguridad de tu puerta principal es instalar una alarma. Existen opciones inalámbricas que no requieren de ningún cableado. Una alarma no solo puede disuadir a un intruso, sino que avisa de su presencia, dándote más tiempo de reaccionar.

Estas alarmas suelen tener tres posiciones; apagado, alarma y timbre. En el modo timbre la alarma emite un sonido suave cada vez que se abre la puerta, para avisar que alguien llegó. En el modo alarma se activa un potente sonido que avisa que la puerta ha sido abierta.

Estas pequeñas alarmas también pueden instalarse en puertas de interior y ventanas, en caso de requerir protección adicional.

Conclusión

Asegurar adecuadamente sus puertas es una inversión de tiempo, dinero y energía. Pero la protección que proporciona es esencial para mantener tu hogar seguro. Considera esto: ¿Cuál es el costo potencial de no asegurar tu puerta?

Una vez que alguien entra en tu casa, te será difícil volver a verla como un lugar seguro. Es mucho más sencillo evitar que ocurra en primer lugar.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)