Cómo elegir la caja fuerte adecuada

Cómo elegir la caja fuerte adecuada

Las cajas fuertes son una manera extremadamente simple de proteger tus posesiones más valiosas, tanto en el hogar como en entornos comerciales.

Desde joyas costosas hasta armas de fuego y documentos irremplazables, este nivel extra de seguridad puede ahorrarte grandes dolores de cabeza y gastos innecesarios. Si estás pensando en comprar una caja fuerte, te sorprenderás de la gran variedad de opciones disponibles hoy.

Hay una gran variedad de cajas fuertes, con diferencias sutiles pero significativas. A continuación, encontrarás algunos consejos importantes para que puedas superar exitosamente el reto de elegir la caja fuerte adecuada a tus necesidades.

Tipos de cajas fuertes

Existe una enorme variedad de tipos de cajas fuertes, pero las más importantes son los siguientes:

Cajas fuertes empotrables

Estas cajas fuertes están integradas en la pared y dependen de instalarse correctamente para ofrecer protección. Esto se debe a que las paredes no poseen un blindaje completo, al estar empotrada dentro de la obra de la pared. Pueden ocultarse tras una estantería o un cuadro.

Cajas fuertes de piso

Estas cajas fuertes suelen estar integradas en el piso. Se pueden ocultar bajo una alfombra o un mueble. Se consideran muy seguras porque son prácticamente imposibles de remover.

Caja fuerte de sobremesa

Estas cajas fuertes son independientes y son muy sencillas de instalar y operar. Al no estar limitadas por la pared, vienen en una mayor variedad de tamaños. Están bien reforzadas en sus paredes y puerta. Ofrecen diversas opciones para fijarse al edificio e impedir su extracción.

Cajas fuertes para portátiles

Un tipo más reciente de caja fuerte es la caja fuerte para computadoras portátiles. Estas son de pequeño tamaño y ofrecen opciones para fijarse a un mueble o a la pared.

Pueden utilizarse para guardar discos duros y documentos de ser necesario. Son pequeñas, de fácil acceso y ofrecen protección contra robos casuales y oportunistas.

Armarios y cajas ignífugas

Cuando la necesidad principal es proteger dinero en efectivo o documentos de la acción del fuego y del calor, se prefiere el uso de los cajas fuertes y armarios ignífugos. Ofrecen una gran cantidad máxima de espacio a un costo reducido y pueden certificarse para resistor hasta dos horas de fuego.

La importancia de la certificación

La importancia de la certificación

Las diversas certificaciones sirven para determinar la resistencia de la caja fuerte a varios factores, desde la resistencia a la apertura hasta al fuego y el agua. Una caja fuerte puede venderse sin certificación, aunque cumpla con la norma. Esto depende enteramente del fabricante.

En aplicaciones comerciales le recomendamos elegir una caja certificada y homologada con un grado IV o superior, según la norma EN 1143-1. Esto ofrece un nivel elevado de protección contra el robo y la apertura no autorizada.

Recuerde que toda caja puede abrirse con el tiempo y las herramientas necesarias. Lo que se compra con la certificación es ese tiempo extra que puede desanimar a un delincuente ocasional o con pocos recursos.

Evita las cajas que se venden en grandes superficies. La mayoría no son seguras y en algunos casos pueden abrirse con poca o ninguna dificultad y sin dejar ninguna evidencia. Por supuesto que el nivel de certificación requerido depende del valor, objetivo o subjetivo, del contenido.

Resistencia a incendios

Aquí hay algunas cosas en las que pensar. ¿Tienes en tu casa u oficina documentos importantes que te aterraría perder? ¿Es tu casa o negocio susceptible de arder? ¿Vives en una vivienda multifamiliar? ¿Vives cerca o sobre un restaurante?

Estos son los tipos de preguntas que ayudan a decidir cuál clasificación de resistencia a incendios es apropiada para ti. Las edificaciones antiguas tienden a arder de forma incontrolada, y el riesgo se multiplica en edificios multifamiliares y cerca de restaurantes.

Las cajas fuertes y armarios ignífugos están construidos con materiales que no solo son resistentes al fuego, sino que limitan la propagación del calor. Estas pueden proteger documentos, dineros en efectivo, discos e incluso dispositivos electrónicos de la destrucción.

Si necesitas una caja fuerte ignífuga, busca productos certificados por UL/ETL para 60 minutos de resistencia, como mínimo. Muchos fabricantes hacen la distinción entre cajas fuertes para papel (dinero y documentos) o para datos (discos duros y otros dispositivos electrónicos).

Las cajas fuertes para proteger datos ofrecen una protección mayor contra las temperaturas extremas. La certificación contra incendios normalmente viene de la mano de una certificación contra inundaciones, como las que pueden ocurrir durante las labores de extinción del fuego.

Piensa en el tamaño

Piensa en el tamaño

Para determinar el tamaño que mejor se adapte a tus necesidades, haz una lista de todos los artículos que necesitan ser colocados en la caja fuerte. Muchas veces, la gente no piensa bien este punto y termina subestimando el tamaño que necesitaba.

También tendrás que encontrar un lugar discreto y seguro donde se pueda instalar la caja fuerte y para asegurarse de que quede oculta, si así lo desea. Aunque dejarlas a simple vista es una opción popular, siempre que sean de buena calidad y estén bien ancladas en su sitio.

Cuando se trata de tener una caja fuerte más pequeña, estas pueden ser más sencillas de ocultar que con cajas más voluminosas. Existen cajas fuertes de empotrar con paredes telescópicas, que pueden ajustarse a diversos anchos de pared, cambiando así las dimensiones de la caja con facilidad.

El anclaje es clave

Las cajas fuertes empotrables suelen disponer de un anclaje apropiado, pero no está demás asegurarse de que cualquier caja, del tipo que sea, esté bien sujeta al edificio. Jamás dejes una caja fuerte sin anclaje, especialmente las pequeñas y livianas.

Para un ladrón puede ser más sencillo llevársela y abrirla con tranquilidad. Recuerda que siempre será posible abrir una caja, si se dispone del suficiente tiempo.

Siempre recuerda que las cajas empotrables son vulnerables cuando se atacan sus paredes. Si el ladrón es capaz de sacarla, aunque sea un poco, puede ser muy sencillo obtener acceso al interior. Nunca descuides este punto, ni siquiera en cajas pesadas y voluminosas.

Las cerraduras

En la actualidad encontramos cajas fuertes con cerraduras electrónicas por doquier. Pero no todas son igual de seguras. Revisa las certificaciones y aprovecha de consultar al fabricante sobre otras opciones de cerradura.

Los modelos con llave de gorjas no se consideran seguros, ni tampoco las combinaciones mecánicas, al menos en las gamas bajas. Las cerraduras biométricas están entrando en su etapa de madurez y son una gran opción en lo que respecta a la comodidad de uso.

Las cerraduras que requieren llaves a menudo causarán problemas si la llave se pierde, es robada o duplicada. Un cerrajero profesional puede ayudarte cuando esto ocurra, pero no olvides tener la forma de demostrar que la caja y el contenido te pertenecen.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)