¿Cuál es la cerradura más fácil de abrir?

¿Cuál es la cerradura más fácil de abrir?

Por muchos es conocido que existen varios modelos de cerraduras de excelente calidad; pero por otro lado se tienen cerraduras que son fáciles de vulnerar por parte de los malhechores, y es con estos dispositivos con los que debemos tener cuidado.

En todo caso hay elementos adicionales que contribuyen en que haya una cerradura más fácil de abrir por los ladrones, como es el caso de puertas de diseño mediocre, elementos de cierre obsoletos, modelos y marcas de segunda, entre otros.

Los ladrones se han especializado en las diversas técnicas de apertura para lograr su principal cometido, que es el de ingresar a las casas para robar los bienes ajenos. Claro que, esto sucede con mayor probabilidad en las cerraduras de funcionamiento dudoso.

Por esta razón se recomienda que no tengas instaladas estas cerraduras o bombines, ya que de este modo se debilita la seguridad en tu entorno, poniendo en riesgo tu integridad y el bienestar de tus seres queridos.

Te mostramos a continuación las cerraduras que son más susceptibles a los ataques de los ladrones, además de una serie de consejos que debes tener en cuenta para incrementar el resguardo en tu hogar o negocio, considerando la instalación de mecanismos de seguridad más eficaces.

Cerraduras y bombines sin anti bumping son más fáciles de abrir

La cerradura más fácil de abrir será aquella que no incluya características anti-bumping. Si tu cerradura o bombín tienen unos cuantos años instalados, es probable que sean vulnerables a la técnica del bumping.

Esto significa que apenas podrán resistir un forcejeo con herramientas y la ayuda de la fuerza bruta, lo que la convierte en una cerradura fácil de abrir por ser poco segura.

El método bumping consiste en la introducción de una llave diseñada especialmente para forzar cerraduras, llamada magic key, llave maestra o llave de percusión. Luego se da una serie de golpes en el canto de la llave por medio de un objeto contundente, en este caso un martillo.

Esta maniobra tiene como función desencajar los pitones, que a su vez produzcan el giro del engranaje hasta lograr la apertura de la puerta. En apariencia el bumping da la impresión de ser fácil de aplicar, pero es con práctica realmente que se puede aprender.

Es la técnica de robo más fácil de aplicar, por lo menos comparada con otros métodos de apertura. Esto es algo que los ladrones no ignoran, al punto que es el procedimiento más común que estos agentes emplean para robar y pasar inadvertidos.

Reduciendo el riesgo del bumping

Si eres de los usuarios que desea minimizar la incertidumbre de que los malhechores abran la puerta por medio del bumping, es importante que tomes en cuenta dos medidas de importancia.

Primeramente, considera la opción de instalar un escudo protector para tu cerradura. Con la presencia de este mecanismo, al ladrón se le hará sumamente difícil saber la marca de la cerradura o bombín, y por lo tanto quedará paralizado ante las acciones de robo que había planeado.

Dependiendo de la marca que sea tu cerradura, se requiere de una llave de percusión distinta para poder abrir la puerta con la técnica del bumping. Un escudo no impide los robos totalmente, pero  hará cambiar de opinión al malhechor para que abandone sus intenciones.

Una forma de ejemplificar la importancia de incluir un escudo es con dos casas. Una de las casas tiene escudo mientras que la otra no. El ladrón obviamente se decantará por la puerta que no tiene escudo.

Como segunda opción, y apenas tengas la posibilidad, te sugerimos que cambies el bombín de tu cerradura en caso de ser tradicional por un bombín anti-bumping. Estos bombines tienen un diseño y forma similares a los bombines comunes, pero vienen con acero en la parte interior.

Claro que, viene con otros elementos adicionales, como es el caso de número de pitones, la presencia de un pitón auxiliar y llaves que son difíciles de duplicar. De esta forma se frena que el ladrón abra la cerradura por medio del bumping.

Cierra tu puerta principal con llave

Independientemente de la cerradura que tengas instalada en tu puerta principal, es indispensable que siempre la cierres con llave. En caso de que cometas el error de salir de tu hogar sin cerrar antes con llave, ten la plena certeza que los ladrones abrirán la puerta con apenas esfuerzo.

Es de esta forma que los ladrones llegan a abrir las puertas y cerraduras más seguras, ya que lamentablemente se encuentran inactivas. Es entonces cuando aprovechan de aplicar una técnica de robo que se conoce como resbalón.

Este nombre se debe a que, es el resbalón de la cerradura el que se debe desactivar para abrir la puerta. Se trata de una técnica bastante simple, ya que solo requiere de un plástico duro pero flexible para introducirlo entre la cerradura y el marco de la puerta.

Se amerita un poco de maña y paciencia para efectuar la técnica del resbalón, y que la puerta se pueda abrir fácilmente. Una forma de evitar este tipo de incidentes es echando llave a las puertas inmediatamente después de cerrarlas.

¿Qué sucede si tengo una cerradura fácil de abrir?

En caso de que tengas instalada una cerradura sin elementos que la hagan segura, porque hasta cierto punto no era necesario que los tuviese, lo que puedes hacer es sustituirla a la brevedad posible.

Volviendo al punto de que hay que cambiar la cerradura de forma inmediata, puedes incluir una cerradura nueva que proporcione la mayor seguridad posible contra los robos. Procura comprar un ejemplar que venga con protección anti-ganzuado, anti-palanca y otras existentes.

El propósito principal de todo esto es que instales una cerradura lo suficientemente segura en tu puerta principal, para que migres de un sistema de apertura frágil a otro que le haga difícil la tarea a los malhechores.

Ten presente que ninguna cerradura es segura al 100%, pero al menos tu casa permanecerá más segura hoy de lo que solía estarlo ayer. Ante estas nuevas condiciones el ladrón se pondrá nervioso al no abrir la puerta fácilmente, por lo que dejará el trabajo e irá con otra más fácil de abrir.

Considera además que es preferible realizar inversiones en la seguridad a tiempo, que quejarse por lo que padezcas posiblemente en el futuro. Los ladrones son oportunistas, y por lo tanto aprovecharán la más mínima debilidad que tengas y robarán todo lo que tengas, sea mucho o poco.

La buena noticia es que todas estas calamidades se pueden evitar por medio de la instalación de cerraduras y bombines más seguros. El coste de estos dispositivos es bajo en relación a los destrozos que puedan ocasionar los ladrones en el momento de robar.