¿Qué son las cerraduras anti-pánico?

¿Qué son las cerraduras anti-pánico?

La seguridad juega un papel primordial entre las necesidades de los propietarios. Este aspecto de la vida no estaría completo si ignoramos que somos proclives a las situaciones de emergencia, las cuales, por lo general requieren la evacuación inmediata de personas.

Es por tal razón que en el mundo de la cerrajería se han diseñado novedosos sistemas que permiten el desalojo de las personas manera segura y en poco tiempo. Este vendría a ser el caso de las cerraduras anti-pánico.

Estas cerraduras tienen como objetivo principal garantizar la fácil apertura de una puerta desde el lado interior de la misma, donde la persona solo tiene que accionar una barra instalada de forma horizontal, a lo que se tiene que empujar la barra en la dirección correcta.

En el mercado existen numerosos sistemas de este tipo, y cumpliendo con la estética requerida, estas cerraduras son útiles durante cualquier evento no deseado como: incendios, inundaciones, terremotos, u otras emergencias.

¿En qué consisten las cerraduras anti-pánico?

Las cerraduras anti pánico, salen al mercado con la finalidad de que las personas desalojen los establecimientos fácilmente ante la presencia de un evento no deseado, y éstas son instaladas en las puertas de emergencia.   

Son también conocidas como barras anti pánico, y se clasifican en dos tipos: las de embutir y las cerraduras anti-pánico de sobreponer. Ambas tienen el mismo propósito, y de producirse alguna situación de emergencia, permiten que la puerta abra con facilidad.

Cuando ocurre una emergencia, las personas entran en desesperación. Estos sistemas son diseñados con el propósito de evitar daños entre las personas al momento de desalojo, así como evitar acumulación de personas en las salidas de emergencia.

La característica principal de estas cerraduras, es que, ante la presencia de incendios, humo o cualquier otro agente, las puertas se desbloquean de inmediato permitiendo la salida de las personas sin ningún tipo de inconveniente, evitando así males mayores.

Características de las cerraduras anti-pánico

Estas cerraduras no poseen manilla que produzca la apertura de la puerta; sin embargo, se trata de barras dispuestas en forma horizontal. Esta barra consta de un mecanismo sencillo que abre la puerta con el solo hecho de ser empujada.

Este sistema se instala en la parte interior de las puertas de emergencia, manteniendo la misma en posición cerrada, y utilizando mecanismos con uno o varios pasadores que se sujetan al marco de la puerta, en el piso o paredes.  

Las cerraduras anti-pánico cuando son instaladas en puertas de emergencia, tienen también el objetivo de disminuir el estrés de las personas al momento de salir del recinto cuando se presenta cualquier emergencia, evitando que las personas se lesionen.

Cuando ocurre una emergencia los minutos son decisivos, por lo que las personas tardan más en abrir una puerta normal. Con una cerradura anti pánico, se evitan estos inconvenientes, con lo que se localiza rápidamente el dispositivo de bloqueo.

En el momento que se produce la situación urgente, y de la cual hay que salir, las personas solo deben empujar la barra horizontal hacia el suelo, que es el sentido de apertura de la barra. Con esto se produce una salida rápida y se evita la aglomeración de personas en zonas de escape.

Para las puertas de emergencia existen en el mercado dos tipos de cerraduras anti-pánico: la de sobreponer con sistema de cerradura visible, y la de embutir cuyo mecanismo está oculto e incorporado a la puerta. Elige tu modelo predilecto, si es automático y motorizado, o eléctrico.

Cerraduras anti-pánico más conocidas

Las cerraduras anti-pánico más conocidas se instalan en los establecimientos donde se realizan eventos que aglomeran grandes cantidades de personas. Los espacios cerrados, por ejemplo, son los que requieren de forma casi obligatoria una cerradura de este tipo.

Las cerraduras anti pánico también se utilizan en los lugares de concentración masiva, como los centros comerciales, estadios de futbol, salas de fiesta, entre otros.

Una de las cerraduras anti pánico más conocida, es la barra anti-pánico tipo horizontal, la cual consta de una barra de empuje, que ofrece un mejor agarre en el momento de utilizarse. Son empleadas frecuentemente en puertas de vidrio y metálicas.

Se tiene además la barra anti-pánico PFW Touch, utilizada en puertas de una sola hoja. Algunos propietarios compran elementos adicionales, con la opción de poder utilizar esta barra en puertas de dos hojas.  Su uso es frecuente en puertas con marcos de madera, aluminio y metal.

Podemos encontrar también la cerradura anti-pánico tipo manija, empleada en puertas que disponen de un agarre seguro, lo que les brinda mayor seguridad a las personas. Existen varios modelos, utilizados en baños públicos, hospitales y otros establecimientos. 

Una innovación presente en las barras anti-pánico son las barras de deslizamiento, elaboradas con esquemas de fácil uso. Solo se tiene que deslizar la mano sobre la cerradura anti-pánico para abrir la puerta con el menor esfuerzo. Suelen utilizarse en puertas metálicas.

Consideraciones para la compra de estas cerraduras

Consideraciones para la compra de estas cerraduras

Es bueno tener en cuenta algunas consideraciones sobre las cerraduras anti-pánico. El dispositivo que compres debe incluir un certificado de calidad que garantice su buen funcionamiento. En el caso de barras anti-pánico, es de carácter obligatorio que vengan este certificado. 

Para la correcta instalación de las cerraduras anti-pánico, hay que tener en cuenta aspectos como la dirección de apertura de la puerta. El tiempo de apertura de estas puertas debe ser de al menos un segundo, considerando que estas puertas deben abrir lo más rápido posible.

El uso de esta puerta se puede implementar en el hogar, preferiblemente para facilitar la accesibilidad de ancianos, niños y personas discapacitadas. La presencia de una cerradura ordinaria en ocasiones dificulta que estos individuos ingresen a los distintos espacios de una casa.

Aunque la instalación de la cerradura anti-pánico es sencilla, siendo dispositivos que incluyen manuales de instalación, es recomendable que busques a un cerrajero con experiencia, asegurando de esta forma el buen funcionamiento del producto.

Ten la plena certeza que, si optas por la instalación de este tipo de cerradura, en la que se combina seguridad con accesibilidad, garantizarás la salida de personas en caso de emergencia sin que exista dificultad alguna.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)