¿Qué son los muelles cierrapuertas?

¿Qué son los muelles cierrapuertas?

El tiempo en el que los establecimientos necesitaban de porteros para abrir y cerrar la puerta ya pasó. Hoy en día disponemos de productos que realizan este trabajo a la perfección.

Tal es el caso de los muelles cierrapuertas, los cuales son un mecanismo que tiene como función regular el cierre y apertura de puertas en establecimientos tales como oficinas, locales comerciales, bibliotecas y demás espacios que tienen constante entrada y salida de personas.

Estos dispositivos se instalan también para otorgar discreción en ciertos lugares y prolongar la durabilidad de las puertas en las que se instalan, lo que posiciona al muelle cierrapuertas como un producto de uso casi indispensable en todo establecimiento.

¿En qué consiste un muelle cierrapuertas?

Estos productos también conocidos como muelles para puertas, son dispositivos cuyo diseño y funcionamiento es bastante simple. Están compuestos de dos partes internas, que hacen el trabajo de cierre, y que se fusionan con dos elementos que trabajan como freno.

Los cierrapuertas tienen la tarea de regular el cierre de la puerta, minimizando el impacto que esta sufre al cerrarse. Esto es posible gracias al mecanismo interno que disminuye la velocidad de la puerta cuando se acerca al último tramo, evitando de esta forma los comunes portazos.

Estos dispositivos con el paso de los años, han ganado popularidad entre las personas por la utilidad que ofrecen y por su multifuncional uso, pues ayudan a preservar el estado de la puerta contribuyendo también al silencio en el inmueble. Se pueden instalar en cualquier puerta.

Funcionamiento de estos dispositivos

Cuando los muelles cierrapuertas salieron al mercado por primera vez, su funcionamiento estaba basado en un simple resorte, unido por un extremo a la puerta, y por otro al marco de la puerta. Hoy en día, estos dispositivos trabajan a base aire de presurizado y energía almacenada.

Ahora bien, un muelle cierrapuertas cuenta con determinadas partes, las cuales constituyen el pilar de su funcionamiento. Algunos de estos componentes son el retenedor, el cual es colocado sobre la puerta para bloquear el cierre de la misma.

También dispone de una regulación hidráulica de cierre, la cual hace que la puerta se vuelva a posicionar después de abierta. Posee regulación de muelle, apertura, retraso en el cierre y del golpe final, que es el que aplica cierta fuerza en el empuje, asegurando que la puerta se cierre.

Tipos de muelles para puertas

Tipos de muelles para puertas

Cuando se habla de estos productos, se hace referencia a una extensa cantidad de distintos tipos de muelles cierrapuertas. Sin embargo, aquí mencionaremos los más comunes.

Bisagras con muelles de retorno

Esta es una de las mejores alternativas por las que se puede optar cuando se adquiere un muelle cierrapuertas. La durabilidad de las bisagras de este producto es un factor que hay que destacar, pues su función principal consiste en regular la velocidad y peso en el cierre de la puerta.

Los expertos en cerrajería recomiendan el uso de las bisagras de acero, ya que estas se atornillan a la puerta y el marco, teniendo como elemento adicional, que se pueden soldar a la puerta de metal.

Pernios con muelles de retorno

Estos pernios utilizan un muelle que facilita la apertura y cierre de la puerta, proporcionando suavidad en los movimientos. Por otra parte, el muelle trabaja como eje de retorno, impidiendo de esta forma que la puerta quede abierta.

Como dato adicional, los pernios de retorno no sustituyen a las bisagras convencionales, por lo que resulta necesario para la puerta contar con estas bisagras.

Muelles brazo

Los muelles brazo proporcionan la misma utilidad que los pernios, pues cierran la puerta automáticamente. Su diferencia radica en que son más fáciles de instalar que los pernios. No se requiere para su montaje hacer rebajas de ningún tipo, ni en el marco ni en la misma puerta.

Retenedores

Estos dispositivos son infravalorados en cerrajería. No existe nada más perturbador que los portazos. Sin embargo, con los retenedores este problema se elimina, ya que ralentiza el movimiento de la puerta en su último tramo.

Beneficios de los muelles cierrapuertas

Siempre resulta molesto abrir y cerrar la puerta a cada momento, y más cuando se trata de un establecimiento público, donde es frecuente la entrada y salida de personas. Éstas, muchas veces cierran la puerta más fuerte de lo que se debe, ocasionando los indeseables portazos.

Otra ventaja de los muelles cierrapuertas es que estos dispositivos resultan muy útiles en ambientes climatizados. Estos mantienen la puerta cerrada, haciendo posible el ahorro de energía gracias a la disminución de fugas de aire.

Estos productos proporcionan gran comodidad, ya que, aunque hay que emplear algo más de fuerza al abrir, evita que nos movamos constantemente a cerrar manualmente la puerta.

Instalación de muelles cierrapuertas

Instalación de muelles cierrapuertas

Al igual que sucede con la instalación de cualquier producto, cuando se quiere instalar un muelle cierrapuertas, es necesario seguir ciertas instrucciones para que el resultado sea satisfactorio.

Ahora bien, la principal recomendación para la instalación de un muelle cierrapuertas, es abrir unos agujeros guía con el taladro. Para llevar a cabo esto, es necesario emplear una plantilla y la broca adecuada dependiendo del tipo de material de la puerta (Hierro, madera, aluminio).

Posteriormente, coloca el soporte del brazo en el marco con el propósito de fijar la posición adecuada. De ser necesario realiza algún rebaje al marco, a fin de que la colocación se haga de la mejor manera posible.

Luego, instala la base del mecanismo en la hoja, utilizando los tornillos adecuados para este trabajo. A continuación, inserta el brazo en la pieza de sujeción y atorníllala. Culmina la instalación colocando las carcasas de protección.

Los muelles cierrapuertas disponen de tornillos, que tienen como función graduar la velocidad del cierre de la hoja. Estos se sitúan en los laterales del cuerpo principal del freno-retenedor.

Te aconsejamos que la instalación sea efectuada por parte de un profesional, en este caso, un cerrajero. Estos poseen la experiencia necesaria en este tipo de trabajos, lo que garantiza una exitosa instalación.

Instalar por cuenta propia estos dispositivos es complicado. Claro que, no significa que no se puede hacer bien el trabajo, pero si no se contrata un cerrajero, hay que realizar la labor con paciencia, para evitar instalaciones defectuosas y un mal funcionamiento de este mecanismo.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)