Tipos de bombines y como se instalan

Tipos de bombines y como se instalan

En ciertas ocasiones, nos vemos en la necesidad de hacer cambios en los sistemas de aseguramiento de las puertas de acceso de nuestros hogares o negocios, ya sea porque estos hayan sufrido daños por el uso, hayan sido atacadas en un intento de robo, o simplemente debido a que perdimos las llaves.

Lo primero que debemos saber, es que nuestro sistema de cerradura de la puerta está por lo general, conformado por dos elementos principales. La cerradura propiamente dicha, que contiene el sistema mecánico que desplaza a la pieza que actúa como cerrojo o pestillo y que generalmente está embutida en la puerta.

El otro elemento es el bombín o cilindro, en el cual se introduce la llave, la cual se gira para hacer avanzar o retraer el pestillo.

Es importante destacar que los sistemas de cerraduras de puertas han evolucionado de tal forma, que no siempre es necesario cambiar todo el mecanismo. En algunos casos, solo será necesario cambiar los bombines, por lo cual es menester conocer los tipos de bombines y como se instalan.

La tecnología de los bombines o cilindros y las correspondientes llaves, ha evolucionado a la par de las “técnicas” desarrolladas por los delincuentes para violentarlos.

A la hora de reemplazar el bombín de una cerradura, es importante verificar algunas  características que mencionaremos más adelante. Además debemos elegirlos de tal forma que estén diseñados para impedir o dificultar el ataque a los mismos.

Estos ataques también crean categorías y características, dependiendo de la resistencia del bombín al uso de ganzúas, taladros, llaves de bumping o mordazas. Estas características pueden ser recogidas en especificaciones como: anti ganzúas, anti bumping, anti mordaza, anti taladrado etc.

Tipos de bombines que podemos encontrar

Tipos de bombines que podemos encontrar

Existe una gran variedad de tipos de bombines en el mercado, que difieren en función del tipo de entrada, sus medidas y su perfil o forma.

Bombines según el tipo de entrada

De acuerdo al tipo de entrada, que presentan a cada lado (interior y exterior) los bombines se pueden clasificar de la siguiente manera:

Bombines de una sola entrada

Estos bombines tienen entrada para la llave, es decir permiten abrir y cerrar, por uno solo de sus extremos. Estos son los indicados para las puertas de aquellos espacios destinados a guardar o almacenar cosas, como depósitos, trasteros o garajes.

Bombines de llave y botón

Estos bombines son similares a los anteriores, es decir, tienen entrada para la llave por uno solo de sus extremos, pero en el otro extremo tienen un botón o pestillo. Estos son los más indicados para espacios como habitaciones.

Bombines de doble entrada

Estos bombines tienen entrada para llaves por ambos extremos, es decir, permiten abrir y cerrar tanto desde el exterior como desde el interior, usando la llave. Son los más conocidos y adecuados para el acceso principal a viviendas o negocios.

Estos se consiguen en dos versiones, embrague simple y embrague doble. En los bombines de embrague simple, la puerta no puede ser abierta desde el exterior, si una llave está colocada en el interior, mientras que, en el embrague doble, la cerradura puede ser abierta aun con la llave puesta en la parte interior.

Bombines de acuerdo a la medida

Bombines de acuerdo a la medida

Para los efectos de clasificar a los bombines de acuerdo a la medida, se usa como referencia la ubicación de la leva, que no es otra cosa que la pieza que es accionada por llave y que a su vez acciona al sistema de la cerradura.

Bombines centrados

En estos bombines, la leva está justo en medio de la distancia entre los extremos, por lo que el bombín se puede considerar simétrico.  Las medidas más comunes son 20 x 20mm; 30x30mm; 35×35 mm; 40 x 40 mm.

Bombines asimétricos

Estos bombines las distancias medidas desde cada uno de los extremos a la ubicación de la leva son diferentes, por lo cual son conocidos también como bombines descentrados.  Las medidas más comunes son 30 x 35mm; 30 x 40mm; 30 x 50mm y 40 x 50mm. Y los números representan la distancia en mm desde el exterior al centro de la leva, y desde la leva hasta el interior.

Bombines de medio cilindro

Estos bombines han sido creados para ser utilizados en puertas con espesores menores a las normales, la longitud es la mitad de la estándar de 30 x 10

Bombines de acuerdo al tipo de perfil

De acuerdo al tipo de perfil, se tienen tres tipos principales:

Bombines en forma de pera

Es conocido como perfil europeo, es el de uso más extensivo, está presente en más del 90% de las puertas. La parte superior es circular y contiene el ojo de la cerradura, mientras la parte inferior es más estrecha, a manera de un bombillo o pera.

Bombines ovalados

Son los bombines menos comunes, lo cual generalmente dificulta la posibilidad de su reemplazo.

Bombines redondos

Son también conocidos como de perfil suizo, y conforman una pieza casi totalmente cilíndrica, con excepción de la zona de puente, son un poco más comunes que los de perfil ovalado y algunos fabricantes ofrecen algunos modelos que mejoran la fragilidad inherente a su diseño.

¿Cómo se instalan los bombines?

¿Cómo se instalan los bombines?

El tipo de trabajo con el que regularmente nos encontraremos, será el del reemplazo de un bombín o cilindro por otro. Esto es debido a que la instalación de una cerradura completa es un proceso un poco más complejo que depende del tipo y material de la puerta.

Lo primero que debemos revisar, es si el tipo de bombín instalado es reemplazable o no, para lo cual procederemos a abrir la puerta y a verificar en el frontal de la cerradura, la existencia de un tornillo, justo debajo del pestillo.

La existencia de ese tornillo es el indicativo de que el bombín se puede reemplazar, ya que este es el tornillo que lo asegura a la cerradura.

A fin de evitar cualquier posible trabajo extra, es conveniente verificar las dimensiones desde las caras interior y exterior del bombín instalado, hasta el centro del tornillo y comparar estas dimensiones con las del cilindro a instalar.

Luego de verificar las coincidencias de dimensiones entre los bombines, identificamos el tipo de destornillador necesario para remover el tornillo que asegura el bombín.

Procedemos a colocar la llave en uno de los extremos, y a remover el tornillo que asegura el bombín al frontal de la cerradura.

Puede ser necesario, a veces, aflojar los tornillos de los escudos protectores de la cerradura o inclusive remover los escudos, para facilitar la salida del bombín, ya que pudiera haber algún contacto o roce que dificulta la extracción.

Removido el tornillo que asegura el bombín al escudo de la cerradura, se comienza a girar ligeramente la llave, a la vez que se intenta halar el bombín para extraerlo. La intención del giro de la llave, es la de alinear la leva con el cuerpo del bombín, a fin de que no interfiera con la caja de la cerradura.

Una vez removido el bombín existente, procederemos a la instalación del nuevo bombín. Colocamos la llave en el nuevo bombín, verificamos la alineación de la leva y procedemos a su instalación en la cerradura. Una vez colocado en su posición se procede a la instalación del tornillo de fijación.

Es muy importante que este tornillo quede bien ajustado, para garantizar el correcto funcionamiento del mecanismo de la cerradura.

Antes de proceder a ajustar o instalar los otros elementos removidos, se prueba el funcionamiento de la cerradura accionando la llave con varias aperturas y cierres.  

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)