Todo lo que hay que saber sobre los armeros homologados

Todo lo que hay que saber sobre los armeros homologados

Todas las armas de fuego deben almacenarse descargadas y en un lugar cerrado, separadas de las municiones. Esta no solo es una simple y lógica recomendación de seguridad, sino que en muchas legislaciones es de obligatorio cumplimiento por parte de los propietarios.

Esto tiene mucho que ver con la seguridad, pero no es la única razón. Las armas de fuego, como todo mecanismo, pueden ser vulnerables al paso del tiempo en un almacenamiento inadecuado. Es por eso que esta área de almacenamiento debe ser fresca y seca, y mantenerse limpia.

Y esto es precisamente la necesidad que los armeros homologados cubren para los propietarios de armas de fuego. En el siguiente artículo encontrarás todo lo que necesitas saber sobre estos importantes armarios de seguridad.

¿Por qué es importante guardar correctamente un arma de fuego?

¿Por qué es importante guardar correctamente un arma de fuego?

En manos inadecuadas un arma de fuego cargada es peligrosa. Por esta razón casi todos los países del mundo regulan quién y cómo se puede acceder a un arma de fuego, a través de un sistema de licencias y permisos, y de penalizaciones en caso de incumplimiento.

En España la legislación es especialmente restrictiva, pues no se considera un derecho de los civiles el porte de armas, sino un privilegio. En la mayoría de los casos los civiles solo pueden acceder a armas para competición o cacería, restricción que incluye a las municiones.

Con este privilegio también vienen grandes responsabilidades. Cuando no están en uso, las armas deben guardarse lejos del alcance de cualquiera que no sea su legal propietario y usuario. Este lugar debe estar especialmente acondicionado para mantener las armas por largo tiempo.

Esto significa que se deben mantener las armas en buen estado y funcionales, y en muchos casos separada de las municiones. Un ambiente seco y limpio, y lejos de cualquier fuente de calor, es necesario en estos casos.

Las armas también deben poder mantenerse horizontalmente, o con el cañón apuntado hacia abajo. Esto es así porque el aceite de limpieza puede llegar a los mecanismos, por acción de la gravedad, donde puede formar una pegajosa e indeseable mezcla.

Todos estos requerimientos de seguridad y mantenimiento los brinda un armero homologado.

¿Qué significa la homologación en el caso de los armeros?

En España, desde el 1 de enero de 2018, entra en vigencia la revisión 2012 de la normativa europea UNE EN 1143-1. Los propietarios de armas de fuego deben adquirir y almacenar sus armas y municiones en armarios especialmente diseñados para cumplir esta normativa.

La homologación se refiere a una serie de pruebas que certifican que el armero cumple con la norma, en el grado apropiado al que el fabricante desee certificarlo. Los ensayos los realizan organismos y laboratorios certificados por el Ministerio de Industria y Energía.

Estos laboratorios, como AENOR, ECB-S, SGS y Applus prueban la resistencia del armero a la apertura forzada. Es el mismo tipo de pruebas que se realizarían en una caja fuerte.

Una vez que el armero pasa la batería de pruebas, recibe una certificación que acompaña a cada una de las unidades de ese modelo. A partir de 2018 tener un armero homologado según la última revisión de la norma es un requisito que todo propietario de armas de fuego debe cumplir.

¿Cuáles son los grados de seguridad de los armeros?

¿Cuáles son los grados de seguridad de los armeros?

El grado de seguridad requerido depende del arma de fuego que se vaya a almacenar. Se requieren armeros diferentes para armas largas y cortas, y la normativa también distingue el uso de armeros especiales para cuerpos policiales y empresas de seguridad.

Para armas de fuego largas, como las que se usan en cacería y competencia deportivs, se requiere al menos de un armero de Grado I. Para armas de fuego cortas, como las que se usan en defensa personal, se requiere de al menos un armero de Grado III, ambas según la norma UNE-EN 1143-1.

En caso de empresas de seguridad o cuerpos de policía, los requerimientos pueden variar y requerir armeros de grado superior. Existen en el mercado varios armeros de Grado IV, de capacidad media a grande, que cumplen con estos requisitos.

¿Cuál es la diferencia entre un armero homologado y una caja fuerte?

Este es un punto importante, que confunde a muchos propietarios de armas. En muchos casos poseen una caja fuerte sin uso y desean utilizarla de armero. El problema con esto es precisamente la certificación.

Los fabricantes se adaptan constantemente a los requerimientos de la norma, lo que les permite certificar las cajas fuertes y armeros según las varias iteraciones de la norma. Actualmente la revisión 2019 de la norma UNE-EN 1143-1 es la que se encuentra vigente.

Como la certificación no suele hacerse de forma retroactiva, una vieja caja fuerte no puede homologarse como un armero ni modificarse para lograrlo. Los propietarios deberán entonces adquirir armeros del grado apropiado y que cumplan con la versión vigente de la norma.

Aparte de los aspectos legales, los fabricantes equipan sus armeros con accesorios especialmente pensados para el uso que tendrán. Por ejemplo, tendrán estantes pequeños o cajones para las municiones, y soportes para mantener las armas en la posición correcta.

¿Cómo escoger el armero homologado más adecuado

¿Cómo escoger el armero homologado más adecuado

 

Escoger el armero adecuado es tanto o más importante que escoger una caja fuerte. Por esto te recomendamos que dejes las consideraciones estéticas en segundo plano para centrarte en lo realmente importante.

Primero debes determinar el tipo y número de armas que posees. En muchos casos, si tienes armas largas y cortas, será necesario adquirir un armero de gran volumen, de clase IV o superior. Estos poseen una estructura reforzada y doble sistema de cierre.

Desconfía de las ofertas que parezcan demasiado buenas para ser ciertas. Recuerda que los armeros homologados según normas que han sido invalidadas no pueden utilizarse legalmente. En muchos casos los encontrarás en gangas por internet, que debes evitar.

Visita las diferentes páginas de los fabricantes y comunícate con su distribuidor más cercano. Establece una cita para revisar las opciones y recuerda que deberás elegir de antemano el lugar de la casa donde el armero se instalará, fijado al piso o a las paredes.

Esperamos que estas recomendaciones y consejos te sean de utilidad para mantener la seguridad de tus armas y, mucho más importante, de tus seres queridos.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)