Todo sobre las cerraduras RFID

Todo sobre las cerraduras RFID

Diariamente los malhechores idean nuevos métodos y formas de ingresar ilegalmente a las propiedades.

Sin embargo, esta iniciativa es bilateral, ya que por suerte las grandes compañías dedicadas al desarrollo de dispositivos de seguridad, también están sacando al mercado auténticos productos que nos ayudan a proteger nuestro hogar de los ladrones.

Y es que proteger nuestras pertenencias es el instinto intrínseco de cada uno de nosotros, por lo que constantemente buscamos nuevas formas de blindarnos contra los ladrones, instalando diferentes dispositivos de seguridad en las distintas puertas de nuestro inmueble.

Sin embargo, esto de colocar distintos instrumentos de seguridad solo demuestra la falta de confianza que tenemos sobre dichos dispositivos. Como una alternativa, te presentamos las cerraduras RFID, las cuales se están volviendo una tendencia en el mercado de la seguridad.

¿En qué consiste la tecnología RFID?

Las siglas RFID vienen del inglés “Radio Frecuency Identification”, lo que en nuestro idioma significa: “Identificación Por Radiofrecuencia”. El objetivo de este sistema es identificar sin la necesidad de que exista contacto.

El dispositivo funciona por medio de un lector, el cual lanza una petición a través de la radiofrecuencia al chip que se encuentra dentro del RFID. Por otra parte, el mismo enviará una señal como respuesta al lector mostrando la identificación.

Este completo y seguro sistema cuenta con un código único, lo cual aumenta la seguridad del dispositivo. Por otra parte, con el fin de lograr una buena identificación, cada uno de los dispositivos contará con una antena RF.

Dependiendo de la banda usada, la frecuencia variará. No obstante, las nuevas tarjetas de acceso tienden a usar una frecuencia de 13.56 MHz.

Etiquetas en RFID

Ahora bien, al igual que cualquier otro producto tecnológico, el RFID cuenta con diversos elementos que llevan a cabo su funcionamiento.

Este es el caso de las etiquetas, las cuales disponen de un chip y una antena, encargados de poner en contacto la identificación con el lector, esto gracias a que el chip cuenta con un ID único.

Esta identificación es de vital importancia, ya que por ella es que nadie podrá suplantar la tarjeta, siendo de esta forma el sistema RFID casi inviolable.

Tipos de etiquetas en RFID

Tipos de etiquetas en RFID

Existen tres tipos de etiquetas RFID.

Etiqueta RFID pasiva

La principal característica de esta etiqueta RFID, es que para su funcionamiento no necesita de alimentación interna. Por su parte, toda la energía necesaria la obtiene directamente de la antena del lector.

Cabe mencionar que cuando el chip entra en el campo de radiofrecuencia del lector, la antena se pone en contacto con el mismo, para poder llevar a cabo una identificación sencilla.

Etiqueta RFID activa

Esta etiqueta funciona por medio de energía interna, debido a una batería que se encuentra dentro del dispositivo. El hecho de que la alimentación esté dada de forma interna, brinda la posibilidad de poder llevar a cabo la comunicación de forma más amplia.

De esta forma, no hará falta estar muy cerca del dispositivo para que pueda identificarse, sino que se podrá hacer desde una mayor distancia, proporcionándonos así más comodidad en el uso de este producto.

Por otra parte, desde esta etiqueta se puede transferir una gran cantidad de datos, lo que hace que el sistema sea bastante seguro, motivos suficientes para que la etiqueta RFID activa esté ganando terreno en el mercado.

Etiqueta RFID semipasiva

Y esta es la otra etiqueta RFID, la cual al igual que la activa, cuenta con alimentación interna. Sin embargo, hay que mencionar que esta alimentación va dirigida al chip en lugar de la antena.

Por último, vale destacar que los tags no son iguales, sino que estos pueden presentarse en diferentes formas y tamaños, que pueden ir insertados en tarjetas, botones, etc.

¿Qué son las cerraduras RFID?

Ahora bien, ya definimos en que consiste el sistema RFID, y ahora nos toca aclarar lo que realmente es una cerradura RFID.

Las cerraduras RFID son un novedoso modelo que trabaja con la identificación de radiofrecuencia, haciendo que la puerta se abra, cuando una persona autorizada se acerca a la misma. Por otra parte, si una persona no autorizada se acerca, la puerta no abrirá.

Por lo que este sistema RFID es el pilar de esta novedosa cerradura, que cada día está tomando un mayor terreno en el mercado de los productos de seguridad.

Las cerraduras pasivas están siendo ampliamente usadas en edificios, oficinas, despachos, habitaciones de hoteles, dando buenos resultados al proporcionar la facilidad a las personas de no tener que ir cargadas de llaves para poder tener acceso al interior del inmueble.

Por otra parte, la cerradura RFID de etiqueta activa es empleada en los parkings, funcionando a la perfección gracias a su alta y amplia comunicación, que permite la apertura de la puerta nada más al detectar la llegada de un vehículo autorizado.

Así que, con la llegada de esta tecnología, olvidémonos de la manipulación manual de las puertas y portones que es ya cosa del pasado. Estamos en el presente y la tecnología está para facilitarnos nuestro día a día.

Funcionamiento e instalaciones de estas cerraduras

Funcionamiento e instalaciones de estas cerraduras

El funcionamiento de las cerraduras RFID es bastante sencillo. Podemos decir en breves palabras, que, para verificar a una persona o vehículo, el lector del dispositivo lanza una señal de radiofrecuencia al chip, el cual se encuentra dentro del sistema RFID.

Este sistema es también el responsable de enviar una respuesta al lector, autorizando o denegando la entada del individuo o automóvil que solicita el ingreso.

La instalación de una cerradura RFID no es compleja, pero si está en juego la seguridad de nuestro hogar, y en materia de productos tecnológicos, debemos tener mucho cuidado, ya que una mala instalación pone en peligro nuestras pertenencias y nuestra propia integridad física.

Por lo que siempre resulta importante contratar a un experto en cerrajería, ellos tienen los conocimientos y la experiencia necesaria para llevar a cabo de forma eficiente la instalación de una cerradura RFID.

Beneficios de las cerraduras RFID

Lo que buscamos al comprar una cerradura, es proteger nuestro hogar de los ladrones. Sin embargo, hay que recordar que ninguna cerradura es infalible, pero mientras más resistentes, duras y seguras sean estas, mayor tiempo les tomará a los ladrones poder ingresar a nuestro inmueble, y terminarán desistiendo de robar tan solo se topen con una cerradura de estas.

Y es que este es el punto fuerte y principal beneficio de las cerraduras RFID que, gracias a poseer un código único, son extremadamente seguras, lo que hace los ladrones tan solo la vean instalada en nuestro inmueble, y quiten de forma inmediata el ojo de nuestras pertenencias.

Otro beneficio es que, con esta cerradura podrás ingresar y salir de tu inmueble de forma rápida, sin perder mucho tiempo buscando entre un montón de llaves, la que puede abrir la puerta tal y como sucede con las cerraduras convencionales. El acceso al inmueble te puede tomar solo unos segundos con la tecnología RFID.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)